MITOLOGÍA GRIEGAFresh olive tree branch

Según la mitología griega, el olivo tiene origen divino. Cuando Atenea, la diosa de la sabiduría, se enfrentó a Poseidón por el dominio de la región griega del Ática, se decidió que sería
para quien hiciera el regalo más valioso a sus ciudadanos.
Poseidón creó un caballo, mientras que Atenea les regaló un olivo. Ni que decir tiene que dioses y hombres reconocieron que ella era la ganadora y desde entonces Atenas adoptó el nombre de la diosa y los hombres pudieron disfrutar de las delicias de la creación divina, sus frutos y aceite. Preciado como alimento y medicina.

ÉPOCA ROMANA

España era ya en época de los romanos uno de los principales exportadores de aceite de oliva porque su calidad no encontraba rival en todo el
mundo conocido; incluso el emperador Adriano ordenó acuñar sus monedas con un ramo de olivo y la leyenda “Hispania” en una de las caras.

El comercio del aceite generó a lo largo de los primeros siglos de nuestra era una gran actividad humana y económica que impulsó el desarrollo de toda la zona.