Existen diversos tipos de grasas vegetales entre los que injustamente llaman comercialmente ACEITES. Y esta afirmación la hacemos porque el origen de la palabra “aceite” reside en el termino árabe “azzáyt” con significado “jugo de la aceituna, y esta “aceituna” del arameo “zayta”.

El mundo comercial ha robado la esencia al nombre y al origen del aceite de oliva, para aprovecharse del único aceite apto para consumo tal y como nos llega de la aceituna, el Aceite de Oliva Virgen.

Y que ventajas tiene? Cientos. Pero vamos a dar hoy unos datos en torno a su uso en fritura.

Cuando el Aceite de Oliva Virgen llega a temperatuas de cocción sobre los 175 y 185ºC su capa superior se sella evitando asi su evaporación. A partir de aquí se consigue una cocción envolvente donde el alimento apenas absorbe el aceite y retiene en su interior los jugos propios del alimento cocinado. El resultado es un producto mucho mas jugoso.

Con este sellado natural de su superficie el aceite evita la llamada hidrolisis, que acaba con la formación de espumas como vemos en los demás tipos de aceites y grasas en frituras y que acelera su deterioro con el proceso de oxidación.

Acorde a estos datos, recordamos el caso de un local que fabrica Churros y que había descubierto nuestros aceites. Al cabo de unas semanas afirmaba: “pagar mas por vuestro Aceite de Oliva Virgen me supone un ahorro importante, porque uso menos aceite y vendo muchos mas churros”.

Y es que casi siempre se da la regla de “que lo barato sale caro”, la alimentación no debe quedar en segundo plano cuando gastamos cientos de euros en cosas que no repercuten en nuestra salud presente y futura.